Carro de Compra

0 Productos  | 0.00 MXN
En busca

En busca de la Cultura VIVA

Martes, 13 de noviembre, 2012
Por: Patricia Ávila Luna


Para quienes colaboramos en El Taller Imaginario, todos los días se convierten en una incesante búsqueda de formas, veredas, métodos que nos ayuden a construir un modelo cultural, social y económico diferente. Con esta misión, emprendemos expediciones en los barrios de nuestra ciudad, navegamos por las redes sociales y exploramos proyectos, tienditas, cafés y changarros intentando localizar los espacios, las actividades, los hechos en los que se expresa la cultura viva de nuestra comunidad.

Esta aventura nos maravilla y nos mantiene ocupados gran parte del tiempo. Y es que la cultura viva está ante nuestros ojos, pero es juguetona y le encantan las escondidas. Se oculta en los actos cotidianos de nuestra familia, de nuestros amigos, de los vecinos y, sin que nosotros lo sepamos, nos autoafirma y enriquece nuestra realidad.

El oficio de buscador de tesoros nos ha enganchado desde el inicio. Este viaje nos permite reconocer nuevos rostros de la cultura, que se nos muestra desde la memoria histórica pero que se recrea diariamente en lo que hacemos para expresarnos, experimentar y transformar nuestro entorno o mantener nuestra identidad. Descubrimos maneras de ser y estar en el mundo, que nos permiten compartir, colaborar y sentirnos parte de un todo.

La cultura tiene alma, respira. Se expresa en las manifestaciones participativas, dialógicas y cotidianas de la gente. Es rica y abundante porque se crea y se renueva en y desde las personas, dentro de las comunidades, alimentándose de la diversidad que allí confluye, nutriéndose de la singularidad que hay en la multitud. Crece de adentro hacia afuera, de abajo hacia arriba, y atraviesa todos los aspectos que constituyen a las sociedades.

Eso es lo lindo de ver a la cultura como un ente en constante movimiento: su motor está en la gente. Es aquí donde creemos que el cambio puede sembrarse y germinar, en los pequeños y grandes detalles que en las acciones diarias nos impulsan a luchar contra el consumismo y lo masivo; a desarrollarnos estética, emocional, intelectual y socialmente; a buscar separarnos y librarnos de la cultura mediatizada, impuesta y vacía; a movilizarnos para expresar nuestras necesidades, nuestras condiciones de existencia, nuestros deseos; en fin, a construir una memoria colectiva desde la colectividad y no desde fuera de ella.

Queremos encontrar esa visión profunda y cercana de nuestras situaciones diarias,  analizar y criticar lo que nos dicen y lo que queremos decir, encontrar nuestra voz, caminos que promuevan la creatividad, para expresarnos pero, sobre todo, compartirnos. Queremos que encuentren en El Taller Imaginario una plataforma para intercambiar ideas, pensamientos, sentimientos; generar redes, buscar alternativas y actuar.

Y es que la realidad antes de ser construida es imaginada. Así es que imaginamos. Buscamos la magia que hay detrás de las cosas que nos rodean, dentro de nuestras casas, la magia que hay en el otro. Nos encontramos al buscar.